fbpx

La entrada en las nuevas tecnologías, servicios personalizados, tarjetas de fidelización, seguimiento farmacológico o la receta electrónica, son algunos de los cambios que en los últimos años se vienen experimentando en botica. Dicha adaptación tecnológica trae consigo el acceso, la gestión y la custodia de datos de carácter confidencial pertenecientes a los pacientes, como el acceso a la historia clínica, datos personales o el histórico farmacológico.

Pero esta situación no es tan sencilla ya que requiere del conocimiento y adaptación a una ley que protege los derechos de los pacientes. La custodia y confidencialidad en el uso de la historia clínica y datos de los pacientes están regulados por la Ley Orgánica de Protección (LOPD) y por la Ley de Autonomía del PacientePor ello, la farmacia comunitaria, por su naturaleza privada aunque de interés público, debe exigir el consentimiento formal y expreso del paciente para el acceso y gestión de sus datos, no siendo así para la Administración a la que se le excluye del consentimiento expreso de los pacientes.

Desde el Consejo General de Colegios de Farmacéuticos manifiestan que son muchas las farmacias que ya se han adaptado a las exigencias jurídicas para con los pacientes, ofreciendo servicios y registrando datos cumpliendo escrupulosamente la LOPD. «Tanto el Consejo General como los Colegios facilitamos la adaptación a la LOPD, así como al Reglamento Europeo de Protección de Datos de manera que el registro de los mismos se lleven a cabo bajo criterios de calidad y seguridad en la implantación de servicios profesionales asistenciales».

En la actualidad el Consejo General está desarrollando Nodoforma, una plataforma destinada a recabar y gestionar los datos de todos los actos profesionales de la farmacia comunitaria, aunque todavía debe hacer frente a ciertas dificultades técnicas para que el consentimiento expreso de los pacientes, para ciertas gestiones, no conlleve un exceso de burocratización por parte de los profesionales de farmacia. Así y todo, debemos recordar que el paciente siempre podrá ejercer sus derechos en cuanto al acceso, rectificación, cancelación y oposición de sus datos.

El registro integral de actos farmacéuticos y médicos y la conexión entre colectivos de profesionales sanitarios es un viejo proyecto que la Organización Médica Colegial y el Consejo General de COF han diseñado pero que todavía no han podido llevar a cabo. «En ocasiones, el consentimiento explícito hace imposible el ejercicio de ciertos servicios farmacéuticos profesionales, por lo que se aboga por una reforma que facilite la acción», manifiesta la presidenta del COF Barcelona.

ACMFARMA-Expertos en Gestión Patrimonial de Oficinas de Farmacia

Leave a Reply